Inicio / Psicología / Terapia artística con mandalas en la salud mental

Terapia artística con mandalas en la salud mental

La terapia artística es un accesible y flexible recurso terapéutico que puede ser empleado en distinto tipos de problemas o trastornos mentales de diversa gravedad y a todo tipo de poblaciones: infantil, adolescentes, ancianos…; pero es de especial interés, a mi parecer, para aquellos pacientes o personas con trastornos emocionales.

mandala arteterapia

Me gusta concebir la llamada arteterapia  como un medio de comunicación no verbal, sería el vehículo de cambio terapéutico. Esta ampliamente estudiado y probado los beneficios mentales que produce la terapia ocupacional artística pero además es importante tener en cuanta su bajo coste, pues en muchos centros o lugares esto es un problema que limita los recursos a los que tenemos acceso para trabajar la rehabilitación con nuestros pacientes. Hoy en día tenemos en internet la posibilidad de acceder a un sin fin de recursos como por ejemplo las plantillas de mandalas para descargar y sin demoras tenemos material para emplear en el hospital, escuela, centros de salud, unidad de rehabilitación… en prácticamente cualquier escenario, hasta incluso en la calle o en el parque si nos pareciera conveniente.

 

Las mandalas, a nivel psicológico, ayudan a la activación de ambos hemisferios cerebrales de forma simultánea, pues con sus diversas formas geométricas son representaciones simbólicas que permiten plasmar las vivencias propias del momento presente, pasado o futuro. Las capacidades o habilidades tales como la creatividad, intuición, el sentido artístico o la imaginación residen por lo general en el hemisferio derecho, y el hemisferio izquierdo se considera el responsable de los procesos más metódicos, secuenciales, precisos y detallistas. Cuando una persona o en este caso paciente termina un dibujo es importante enseñarles que deben dedicar unos instantes a observarlo, pues este simple acto transmite energía y sentimiento de autorealización que ayudan a mejorar el estado de salud mental.

 

El interés por el desarrollo integral y rehabilitación del enfermo mental ha permitido la creación o incorporación de una disciplina de la salud, la terapia ocupacional, con su trabajo la mente despliega todas sus potencialidades, siempre en función de las necesidades contextuales contribuyendo a la recuperación psicosocial y funcional de la población afectada. Todo proceso terapéutico es en sí mismo un proceso de transformación, de cambio.

 

terapia artistica salud mental

 

Desde el origen del ser humano se ha visto que la actividad artística es una parte fundamental de su desarrollo, tanto individual como social; se podría decir que constituye una vía del reconocimiento del mundo real que le rodea y del pensamiento subconsciente, de descubrimiento o desvelamiento de las relaciones entre lo externo y lo interno, que permite adentrarse en lo sensible, una dimensión diferente más allá de la lógica. Las actividades artísticas son mediadores naturales entre el ser y el mundo que le rodea y poco a poco han ido cobrando relevancia en el tratamiento del sufrimiento humano.

 

No tiene sentido desde un punto de vista terapéutico primar la calidad estética de lo creado, pues las peculiaridades expresivas que confiere el hecho en sí mismo pertenecen a la biografía de un sujeto. Es posible acercarse al paciente, comprenderle, mejorar la relación o vínculo terapéutico a través del objeto artístico producido como su propia aportación al mundo de lo real.

 

La terapia con mandalas tiene una especial peculiaridad relevante y es que nos permite sobre todo captar la riqueza del mundo emocional del individuo, que en casi cualquier enfoque psicoterapéutico es un esencial punto para cualquier mejora o cambio de los procesos emocionales y cognitivos. Es una actividad que fortalece la creatividad. Como había mencionado anteriormente el uso de las terapias con recursos artísticos ha mostrado sus beneficios en los diferentes tipos de situaciones o problemas de salud con alteraciones psicológicas, que por su puesto la hacen compatible con los complejos tratamientos farmacológicos u otro tipo de terapias de uso en el mundo de la psiquiatría.

 

Hay enfermos mentales graves a los que les resulta difícil la comunicación terapéutica basada en el lenguaje exclusivamente, y encontramos en la pintura, el dibujo o expresión plástica una comunicación no verbal adecuada para interactuar, pues los colores, diseños, texturas… que se pueden utilizar permiten al paciente recrearse a sí mismo y proporcionan al profesional un importante y valioso documento con que poder comprender aspectos tan profundos como es sufrimiento.

 

A modo de conclusión me gustaría decir que aquellas personas con problemas mentales, sean transitorios o de larga evolución, quienes por tradición histórica se encontraban en situación de debilidad y dependencia, han colaborado desde su rol protagónico en la confirmación del éxito de los medios terapéuticos, como verdaderos agentes activos de su propia rehabilitación. Con el arte y la expresión han podido desplegar sus propias fuerzas reindivicatorias y encontrar la oportunidad de cambiar su condición de pacientes o afectados.

 

Hasta pronto! Diana.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *