Inicio / Jardín/Huerto / Oidio en el Limonero

Oidio en el Limonero

Un limonero ha sido mi adquisición en una de las últimas visitas al vivero. Al poco de comprarlo a las hojas le empezaron a salir una manchas blanquecinas como ceniza, que si se pasaba el dedo húmedo se quitaban pero volvían a salir. Este síntoma es típico de un hongo llamado oidio, una de las enfermedades más habituales. Se suele presentar en tiempos calurosos y en inviernos suaves.

Hojas de limonero con oidio

Para tratar la enfermedad se debe aportar azufre a la planta. Este producto se puede comprar en cualquier establecimiento de productos fitosanitarios. Lo venden soluble o para espolvorear la planta, pero para tratar a nuestro limonero lo que hemos hecho ha sido un remedio más casero, una decocción de ajo.

Para hacerlo se cogen unas cabezas de ajo, se corta y con un mortero se machaca un poco. Lo juntamos con medio litro de agua, tapamos y dejamos reposar durante un día entero. Tras pasar las 24 horas añadimos otro medio litro y lo cocemos a fuego suave durante 20 minutos. Una vez hecho esto lo filtramos y con la ayuda de un embudo metemos el resultado en un bote spray..

Y para terminar rociamos todas las hojas del limonero con la decocción. Al día siguiente podremos ver los resultados de que las manchas blanquecinas han desaparecido. Pero tampoco debemos bajar la guardia.

Limonero enano

Si no nos gusta ninguna de estas opciones, el azufre y la mezcla casera, en el mercado podemos adquirir un spray fungicida preparado expresamente para tratar casos de oidio y roya

comprar fungicida oidioVer Precio Spray Anti Oidio

Sobre el limonero contar que para el espacio del que disponemos debía ser una versión enana, por tanto de poca altura y poco crecimiento. Para conseguir estas especies lo que se hace es colocar sobre un tallo de otra planta de pequeño tamaño, una porción de la que queremos reproducir. A esto se le llama injerto. En la foto podemos ver bien que el tallo principal es lo que se llama portainjertos y la rama que sale lateral es el injerto de un limonero.

Ahora a esperar que el oidio haya desaparecido y a cuidar el limonero para ver si podemos publicar fotos de sus limones.

Si te ha resultado interesante y/o te ha servido con tu limonero, te mando abrazos virtuales si lo compartes por alguna de tus redes sociales. Un +1 o un like y ¡Gracias!

El limonero lánguido suspende
una pálida rama polvorienta
sobre el encanto de la fuente limpia,
y allá en el fondo
sueñan los frutos de oro...

Parte del poema El Limonero de Antonio Machado

2 Comentarios

  1. Tengo un limonero, al que he podado entero por el famoso oidio, pero no hay caso con el hongo, vuelven a brotar hojas y el hongo vuelve, ¿que puedo hacer?.

    • Hola Marcela,
      Entiendo que podaste el limonero porque el oidio estaba muy extendido por el frutal. Si tras volver a florecer ha vuelto a aparecer, a lo mejor deberías probar con algún tratamiento fungicida ecológico o ya químico.
      Yo probaría con aceite de neem. Tanto a rociar las hojas como la tierra por la zona de las raíces. Hacerlo una vez a la semana y ver cómo va respondiendo.
      Mucha suerte con el limonero y que se ponga bueno para darte buenos limones.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *