Inicio / Psicología / La agorafobia: Cuáles son las manifestaciones más frecuentes

La agorafobia: Cuáles son las manifestaciones más frecuentes

Hola! Hoy vamos a hablar de la agorafobia, un trastorno con cierta frecuencia en la población, que por un lado produce un importante malestar en el que lo sufre, incluso puede llegar a ser incapacitante tanto en el entorno social como laboral; y por otro lado incomprensible para muchos que no lo padecen.



sintomas agorafobia

Su descripción, manifestaciones y formas o criterios de diagnosticarlo han variado con las diferentes ediciones de los manuales de diagnóstico. En la última actualización del DSM-5, la agorafobia la describe como un miedo o ansiedad intensa y desproporcionada de dos o más de cinco situaciones, en primer lugar nombra los transportes públicos, a continuación los espacios cerrados y los espacios abiertos, y también incluye estar en una cola o muchedumbre, y salir solo fuera de casa. Son situaciones en las cuales la persona teme o evita que ocurran pues piensa que si tuviera que escapar de esa situación sería más difícil, o también que puede no disponer de ayuda en el caso de que le ocurrieran síntomas similares a los del pánico u otros síntomas incapacitantes o embarazosos como son el miedo a caerse, sobretodo en personas mayores, a sufrir una pérdida del control de esfínteres, a vomitar, mareo, sudoración, etc.

Las situaciones que resultan agorafóbicas para los que padecen este trastorno son evitadas en lo medida de lo posible y  además requieren la presencia de un acompañante porque si no son soportadas con una gran ansiedad.

Como ejemplos de situaciones temidas o evitadas podríamos nombrar lugares cerrados como los túneles o aparcamientos, espacios abiertos exteriores como el campo o calles anchas, también interiores como grandes vestíbulos o habitaciones. También viajar en autobuses, aviones, el metro, trenes, barcos, conducir o viajar en coche. Otros ejemplos son las  fiestas o encuentros sociales, hacer colas, los lugares altos, cruzar puentes, e incluso andar por la calle o quedarse en casa uno solo. El cine y teatros son también lugares o espacios que producen malestar en las personas con agorafobia, así como los supermercados, grandes almacenes, restaurantes, museos, ascensores, auditorios o estadios.



Cuando estas manifestaciones ocurren e impiden que se realice una vida normal, es decir interfiere en el trabajo, familia, relaciones sociales, etc., es necesaria la ayuda de un profesional de la salud mental que proporcione una atención oportuna y efectiva de los síntomas y tratamiento de la agorafobia pues el trastorno puede agravarse y complicarse y ser más difícil de tratar. La mayoría de las personas van a mejorar con las diferentes terapias que los psicólogos pueden ofrecer y si lo precisa también con tratamiento farmacológico. La mejoría, prevención, así como evitar las recaídas va a depender de muchos factores, entre los cuales la frecuencia, gravedad de los síntomas, rasgos de personalidad de la persona, pero fundamentalmente de la ayuda y tratamiento obtenida por profesionales.

tunel agorafobia

Por aportar unos datos de su prevalencia sólo comentar que según el DSM-V es más frecuente en las mujeres, en las personas con bajo nivel educativo, en las personas viudas, separadas o divorciadas y también es más frecuente en áreas urbanas que rurales.

Varios son los componentes que tienen lugar en la agorafobia, desde luego la evitación de situaciones temidas, tanto las típicas comentadas como las que producen las sensaciones o manifestaciones adversas; otro componente son las conductas defensivas durante las mismas, el miedo a dichas situaciones, así como la ansiedad anticipatoria, es decir la preocupación por tener un ataque de pánico, expectativa o anticipación de que ocurrirá un ataque de pánico; miedo al miedo, que se podría describir como el miedo a las reacciones somáticas asociadas con la ansiedad, ataques de pánico; y en general miedo a respuestas similares a las del pánico u otros síntomas incapacitantes o embarazosos que este trastorno produce.

Como antes he comentado se puede agravar la situación y  llegar a padecer complicaciones como son el aislamiento social, síntomas depresivos por todo lo que acarrea, el consumo de drogas o alcohol para manejar los síntomas así como medicamentos sin control médico e incluso llegar a tener pensamientos o ideas de suicidio en situaciones límite. Por eso es importante incidir en la ayuda que los terapeutas pueden aportar para superar la agorafobia, que sean profesionales con experiencia y formados en la materia.

 

Hasta pronto! Diana.

Guardar

Guardar

Guardar

Sobre Diana

Puede que te interese

hostilidad la emocion

Una pizca de psicología: La emoción hostilidad (parte 3)

En el artículo de hoy terminamos con el tema de la hostilidad, sus funciones, la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *